miércoles, 15 de noviembre de 2017

LEÓN, MUSEO DE LA CIUDAD Y CASA BOTINES

Esta excursión a León, con fines culturales, tiene además otro cometido, es una nueva reunión para comer con los compañeros de promoción.
Partimos de Oviedo con lluvia pero con ganas de ver el sol en la ciudad castellana. Tenemos la visita concertada en el "Museo de la Ciudad de León" a las 11:15 y llegamos puntuales.


Nos recibe Álvaro que va a ser nuestro guía, nos va a mostrar las piezas más importantes que alberga el museo.

La primera que nos llama la atención es el Ídolo de Tabuyo, datada hacia 1800 a.C. una pieza única. Se cree que los grabados representan una figura humana armada que podría formar parte de una sepultura.


Otra pieza importante es el edicto de Augusto, del año 15 a.C., un epígrafe sobre lámina de bronce hallado en los alrededores de Bembibre.


Por llevar mi nombre impreso os muestro el epitafio de Helena en forma de cupa, siglo II d.C. Encontrado en la muralla de León.


Álvaro nos hace una descripción detallada del mosaico con pequeñas teselas que se conserva incompleto.

Nos muestra la cruz votiva de Peñalva que reconoce es una copia de las cruces de Asturias, regalo del rey Ramiro II, en el siglo X, al abad del monasterio de Santiago de Peñalba.


Hay otra pieza que nos interesa por tener relación con la decoración de las iglesias del arte prerrománico asturiano, es el cancel de la desaparecida iglesia de San Adrián de Bozar.


Uno de los cuadros más importante es el de Isabel II de Federico de Madrazo que fue un regalo para el salón de plenos del Ayuntamiento de la capital. Son una maravilla las texturas del ropaje y la variada muestra de tonalidades de blanco.




La visita termina en la planta alta ante un mirador desde donde se ve una panorámica de los edificios históricos más importantes de León.


A continuación tenemos tiempo libre, pero un pequeño grupo hemos decidido hacer más visitas. La primera tiene relación con Asturias, es la reconstrucción del monasterio de San Salvador de Palat de Rey, mandado edificar por el rey asturiano Ramiro II para las mujeres de su familia. Se cree que fue su panteón real y el de sus hijos Ordoño III y Sancho I. El interés por visitarla está relacionado con la clase a la que asisto sobre la Asturias medieval.


Se conserva una pequeña capilla del siglo XVI, con restos de pintura mural. Originalmente su arquitectura era mozárabe, con planta de cruz griega y cúpula gallonada.


Ya es hora de reponer fuerzas y lo hacemos en un conocido local de cocina tradicional "Camarote Madrid" en la calle Cervantes.


De allí nos vamos al cercano Palacio de los Guzmanes donde a la 1:30 podemos hacer una visita guiada de apenas media hora, pero suficiente para contemplar su patio interior. En la actualidad es la Diputación de León.
El encargo para edificar el palacio renacentista se lo hacen a Rodrigo Gil de Hontañón, realizándolo sobre otro palacio gótico mudéjar que es demolido.


En su fachada principal destaca la puerta flanqueada por columnas jónicas y sobre ellas las estatuas de dos soldados que llevan el escudo de la familia, rematada por el balcón presidencial.


El patio tiene dos planta, la inferior con arcos apoyados en columnas jónicas y el superior con arco carpanel sobre columna corintia y cerrado con vidrieras para resguardarse del frío leones.
Las gárgolas son de gran tamaño.


Las vidrieras están rematadas con escudos y trajes regionales y la galería decorada con los retratos de los presidentes de la Diputación.
Nos llega ya la hora de la comida que va a ser en el Restaurante Amancio, recomendado por uno de los compañeros. Tiene una decoración clásica, tipo mesón y su cocina es tradicional.
Puntuales nos juntamos todo el grupo y damos buena cuenta del menú que resulta estupendo. Es una pena que a primeros de año vayan a cerrar por jubilación.


Sin mucho tiempo para la sobremesa nos vamos a la Casa Botines que, hace pocos meses, se puede visitar.
Edificio modernista de 1893, fue encargado a Gaudí por la sociedad "Fernández y Andrés" para un almacén de tejidos, cuando estaba trabajando en el palacio Episcopal de Astorga que, aunque son para diferente uso,  guardan gran parecido. Las ventanas en estilo gótico puede que quisieran recordar las de la catedral.
La casa constaba de planta baja y semisotano para la tienda y el almacén de tejidos y 16 viviendas. En el exterior tiene apariencia de fortaleza medieval con torreones en las esquinas para dar más luminosidad.



La entidad a la que pertenece ha reunido una colección de cuadros de grandes artistas como por ejemplo "Rincón de Vizcaya" de Sorolla o "Mascarada" de Gutierrez Solana.


En todo el edificio vemos detalles geniales de Gaudí, pero el mas llamativo puede que sea la cubierta del torreón más alto, piezas de madera ensambladas sin un solo clavo.
Es un edificio que no tiene nada que ver con lo que yo conocía de Gaudí, parece ser que no pudo desarrollar su trabajo como el hubiera querido.
El día no da para más, solo nos queda volvernos para Oviedo quedando de acuerdo para nuestra próxima comida en que volveremos a hablar de una nueva excursión.

Forma de cupa: de forma semicilíndrica.

Cúpula gallonada: cúpula que imita los gajos de una naranja.

Arco carpanel: arco formado por secciones de circunferencia de distintos centros         


miércoles, 8 de noviembre de 2017

SANTA CRISTINA DE LENA CON LORENZO ARIAS

Por fin de nuevo una excursión, ha sido un largo verano sin la actividad que a mi tanto me gusta, conocer nuevos lugares o verlos desde otro punto de vista. Esto es lo que ha sido la visita a Santa Cristina de Lena con la compañía de Lorenzo Arias, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, una visión nueva con sus exhaustivas explicaciones, en todo momento muy interesantes.
Otra vez más parte de la Universidad, se hace como complemento de la clase de Arte.


En primer lugar visitamos el "Centro de Interpretación del Prerrománico" en la Cobertoria. En mi anterior ocasión estaba cerrado. Es necesario concertar la visita. La foto es mala, pero es la única que tengo.


Nos recibe su responsable, está encantado de que nos acompañe Lorenzo Arias pues intervino en el estudio de la pequeña iglesia.


En el interior hay paneles explicativos, con gran cantidad de fotos interesantes y dibujos, algunos del profesor.


También varias maquetas, entre ellas una de Santa Cristina con un corte transversal para poder ver su interior.


El día no pudo ser más soleado para disfrutar del espectáculo del otoño.


Por el camino más cómodo llegamos a Santa Cristina, espectacular en la pequeña loma donde nos contempla desde el siglo IX, en la etapa ramirense. Está rodeada de un impresionante paisaje, de gran belleza en esta época del año.
No voy a repetir toda la descripción, solo añadir algunos esclarecedores comentarios del profesor. Os pongo el enlace a la anterior visita.
http://estudiosadelarteviajeraempedernida.blogspot.com.es/2013/07/santa-cristina-de-lena-prerromanico.html
Las primeras noticias nos llegan de Reiter en 1776, realiza una excursión a caballo por la zona y duerme en Vega de Ciego, Se encuentra con la iglesia y realiza unos dibujos. Más tarde sería Jovellanos el que hable de ella.


Por sus elementos es posterior a Santa María y es diferente por su planta cruciforme. La medida es de 10 por 6 metros, justo la mitad que la anterior, es decir mismo esquema planimétrico. Su riqueza decorativa es menor.
Las arquerías ciegas tienen la misión de repartir las cargas, igual que los fustes entregados (adosados a la pared). Otro de los parecidos con Santa María está en las columnas sogueadas.
El iconostasio es posterior, siglo X. La piedra es diferente, los capiteles reutilizados, fustes de mármol
liso, son piezas de expolio.
El cancel tiene una barrotera de cantería con un texto que nos habla de una iglesia dedica a Pedro y Pablo.
Las tallas son del siglo VII.


















Mientras oía las explicaciones realicé un pequeño dibujo de una de las estelas del cancel con clípeos y formas vegetales, casi no teníamos ni luz.


La construcción de la triple arquería con función de iconostasio es posterior a la construcción de la iglesia, puede ser de finales del siglo X, de influencia islámica.
Las celosías son cinco, elaboras reutilizando placas visigodas conocido por la inscripción de una de ellas.
la influencia islámica en la decoración se hace evidente en dos de ellas con malla calada reticular con motivos cuadrados. Las de los extremos tienen una cruz diferente cada una.
Es muy interesante la parte de detrás en que se conserva el trazado previo, inciso con buril en la piedra.

Ya se hace tarde y por fuera solo nos muestra las diferentes etapas de rehabilitación, se ven perfectamente por la diferencia en la piedra.


La mañana no da para más. Tenemos la comida esperando en el cercano restaurante "Santa Cristina". Después de los postres llega el agradecimiento al profesor que nos ha acompañado y un pequeño regalo de todos los presentes.
Volvemos para Oviedo contentos por el buen día y la visita realizada.

viernes, 28 de julio de 2017

UN PASEO LITERARIO CON JOSEFA Y GASPAR DE JOVELLANOS

Ha sido una de las actividades promovidas por el Festival "Arcu Atlánticu". El lugar de partida es el Museo Casa Natal de Jovellanos, participamos unas 30 personas. Uno de los motivos es poner en valor la figura de Josefina, una de las primeras poetisas en asturiano.


En la entrada se presentan y nos invitan a conocer su casa y las calles de Cimadevilla, donde pasaron parte de su vida. Ya en el interior nos muestran las habitaciones que ocupó Gaspar de Jovellanos en sus estancias en Gijón.


En ellas se pueden contemplar algunos muebles que pertenecieron a la familia, así como cuadros de su colección particular. Nos relatan los principales datos biográficos.
Josefa nos cuenta que era conocida como la Argandona, mote que se le da por el apellido de su marido Domingo González de Argandona, del que quedará viuda a la edad de 28 años. En Gijón se le da este nombre a una calle.


Ya en el exterior, la primera parada es delante del antiguo convento de las Agustinas Recoletas, es donde ingresa Josefa con 48 años consiguiendo hacer realidad uno de sus sueños, la escuela para niñas desfavorecidas.


Continuamos hasta la plaza de la Corrada donde se cree que se celebraron las primeras corridas de toros, allí nos leen un escrito sobre el desacuerdo de Gaspar de Jovellanos con las practicas taurinas.

Delante de la Casa Paquet, palacio urbano de inspiración renacentista, tenemos una bonita vista al puerto deportivo.


En esta parada nos hablan del Gijón de entonces, allí estaba la playa de Pando.


Justo al lado el Palacio de Revillagigedo, con el monumento a Pelayo y el antiguo pozo resto de la industria de salazón romana, es el lugar elegido para la lectura de unas líneas de la tragedia escrita por Gaspar de Jovellanos "La muerte de Munuza" o como ellos la llaman "La leyenda de Pelayo".

Y para despedirnos el sitio elegido es Campo Valdés donde nos cuentan los avatares de las cenizas de Jovellanos que, estuvieron a punto de perderse en el incendio de la iglesia de San Pedro y ahora descansan en la capilla de los Remedios, cerca de su casa.


Es el mejor sitio para terminar el recorrido con la bonita vista de la playa ante nosotros.

lunes, 24 de julio de 2017

HORTA DE SAN JUAN Y EL CENTRO PICASSO

Ya han pasado unos meses de mi vista a Horta de San Juan en un día espléndido, quizá sea el recuerdo del sol lo que me hace sentarme a escribir en un triste y gris domingo de verano.


Es un municipio de la provincia de Tarragona, voy en una excursión desde Salou. Tengo ilusión por conocer el Centro Picasso, pero al final lo que más me gustó fue el pueblo.


De origen medieval de muchas cuestas, con sus casas escalonadas y en su mayoría de piedra, que serían la inspiración de Picasso en algunos cuadros cubistas.
Vamos directamente al Centro Picasso, un edificio renacentista del siglo XVI dedicado a hospital de enfermos pobres y transeúntes. Su apertura al público, como sede del museo, fue en 1992.
La planta baja está la exposición "Mis amigos de Horta" donde se ven los lazos que se establecieron entre el pintor y las gentes del pueblo.


En ella están los cabezudos picasianos que acompañan a los gigantes en todas las fiestas populares.

 En la segunda planta, la que más me gustó, vemos las reproducciones facsímil de las obras realizadas en su primera estancia en Horta, son muchos los dibujos expuestos en vitrinas, acompañados de explicaciones.



En la pared hay óleos con los paisajes y calles de Horta de San Juan.
La tercera planta es la que menos me gusta por la disposición de los cuadros, no han cuidado su situación, algunos no tienen espacio para poder verlos.


En ella se expone la obra realizada en la segunda visita, además de alguna que hace referencia al pueblo, aunque no la hiciera allí.


Son obras cubistas, con cuadros en que aparece Fernande, su compañera y la montaña de Santa Barbara, unidos en los óleos.


Los lazos que unen al artista con Horta se sintetizan en la frase de Picasso: "Todo lo que se lo he aprendido en Horta". El centro de Horta de San Juan quiere ser un homenaje permanente al pintor.


A la salida nos damos una vuelta por las empinadas calles del pueblo hasta llegar a la plaza porticada del siglo XVI.

Vemos el ayuntamiento, edificio renacentista, con un mural de Fernando VII en la fachada, conmemorando las Cortes de Cadiz. En los bajos estaba situada la antigua prisión.


La iglesia de San Juan Bautista, siglo XIII-XIV, es gótica con una sola nave, tiene ventanales ojivales y contrafuertes escalonados.


También en la plaza la Casa de la Encomienda o del Diezmo, palacio renacentista.
Muy cerca de esta plaza se hospedó Picasso con Fernanda, en su segunda estancia. También frecuentaban una fonda donde hacían la vida de los cafés parisinos.


Otra de las atracciones de Horta es la Montaña de Santa Barbara, una gran roca de forma piramidal. Nosotros la vemos desde un mirador con una preciosa vista.


Las visitas han terminado y llega la hora de comer, nos dirigimos al Restaurante Miralles, su plato estrella es el "crestó", cabrito castrado correspondiente a la cabra blanca.
Nos reciben en un comedor de decoración rustica, con arcos de piedra y vigas de madera que resulta muy acogedor.
Comí con gente de otros hoteles, que no conocía, pero fueros muy agradables, en especial dos amigas que ya no recuerdo de donde eran.
Pero lo que más me gustó fueron las palabras de despedida del dueño. Nos dio las gracias, pues dijo que con nuestros viajes pueden mantenerse durante los peores meses del invierno.
En general, resultó una buena excursión.